aprendiendow


historia 1
Un día en el instituto nos contaron, no sé a santo de qué, que sólo una parte de la población podía doblar la lengua en forma de U. Está comprobado, es una cuestión genética.
Aunque es una gilipollez, tengo que reconocer que me jodió estar en el grupo de los que “no pueden”. No puedo? … cómo que no puedo!!!????.

Pero entonces me di cuenta de que si doblas unas cuantas veces (suficientes veces) la lengua con ayuda de los dedos, aprendes a hacerlo perfectamente.

historia 2
Aún mayorcita, unos 12 añitos, lo de pedir la hora por la calle era una prueba insuperable: no podía evitar ponerme colorada de una forma bastante humillante. Pero si te colocas en el centro de la ciudad y preguntas cada 5 minutos la hora, hasta que el aburrimiento sea mayor que la inseguridad, te deshaces del problema para siempre.

aprendiendow: si quieres superarte, ni la genética puede evitar que lo consigas.

2 pensamientos en “aprendiendow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *