Categorías
quejas

inmigración

Detengo la lectura (pág 43) para discrepar…

El autor de «El economista camuflado» comenta: «Algunos dicen que la resistencia de la clase trabajadora a la inmigración se debe al racismo. Una teoría más convincente sugiere que todos actuamos bajo nuestro interés personal». El contexto: la competencia laboral que le supone a los trabajadores la entrada de inmigrantes.

Habla del pueblo norteamericano, pero que podría ser cualquiera porq al final la sociología en su formato instintodesupervivencia es para todos igual. Y es curiosa esta premisa porque a pesar de que por lógica el razonamiento es válido, a este economista, como a todos, se le ha olvidado el componente emocional, la aceptación de la diversidad, la empatía. Mi experiencia me dice que a pesar de todo, no es la clase trabajadora la que es racista, sino más bien la población conservadora. O desde luego no depende de lo que tengas que perder, sino de la calidad humana y la educación.

Una amiga (periodista, de familia con dinero, piso en el centro regalado por sus padres) me decía que quería votar al partido que le diera menos derechos a los inmigrantes, que ya tenían bastantes (bien lo sabe dios!), y que encima nos estaban quitando los trabajos! …que a un amigo de su hermano le había pasado! …C asi 4 millones de inmigrantes hay en España, y sólo le ha pasado al amigo de su hermano… un claro ejemplo de que nos quitan los trabajos.

… y por eso me revuelvo en la silla y ahora, sigo leyendo (página 43 1/2)

Una respuesta a «inmigración»

Para mí lo primero sería preguntarme si hoy en día existe la clase trabajadora como tal. Concepto clásico o ya somos todos así, todos trabajamos de forma puteada. Al final somos una clase consumista que trabaja para lo que expone el subtitulo: para las pequeñas cosas, para nosotros, para nuestro «ego».

El impacto en la estructura económica de la entrada de mano de obra de otros países es un tema complejo. Hasta qué punto o hasta que cantidad la entrada deja de suponer un beneficio. Está claro que cuando hay crisis económica la culpa de todos los problemas los tendrán los últimos que llegan. Quizás porque son también los más frágiles ante el cambio de situaciones. La estructura no puede incorporarlos a otros estratos de la misma.

El comentario de tu amiga es bastante extendido, es lo más fácil cuando se piensan las cosas sin ganas de complicarse la existencia. Cuestión antropológica, a veces nos comportamos como las tribus ante lo ajeno a nosotros o cuando las cosas no van bien.

El que llega último se queda sin silla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.